Entrevista en TV Digital Online 16 de Diciembre del 2016

Agradecemos la invitación de Sandra Mercado y Shirley Soriano al programa ´´El Poder de los Tacones´´ de TV Digital Online.

¿Qué es el MMS?

¿ Qué es el mms?

Un poco de historia

En 1996, el ingeniero industrial Jim Humble descubrió el MMS por casualidad, durante una expedición por la selva de Guayana. Él y su equipo contrajeron la malaria y, en un intento de potabilizar el agua, utilizaron clorito sódico diluido al 3,5%. Sorprendentemente, no sólo todos se curaron en pocos días sino que el virus desapareció completamente de la sangre. A partir de esta experiencia, Humble se dedicó a investigar dicho compuesto. Debido a las presiones recibidas por promocionar el MMS, tuvo que emigrar de EEUU hacia México, donde continuó con su trabajo. Ha escrito un libro titulado El milagroso suplemento mineral del siglo XXI, en dos tomos y de difusión gratuita a través de Internet, en el que explica detalladamente su descubrimiento. Con ochenta años, continúa viajando a África y Sudamérica, difundiendo el MMS para erradicar la malaria.

Con más de diez años de experiencias en el uso del MMS, Humble asegura que éste puede ser usado para tratar sida, hepatitis A, B y C, malaria, herpes, tuberculosis, la mayoría de cánceres, gripe A, quemaduras, eccemas, herpes, picaduras de insectos, depresiones y… la lista continúa. Se aplica en forma de esprays, baños de inmersión, soluciones de diferentes concentraciones o incluso en forma de gas, aunque la forma más difundida es bebida. Según sus datos, él y su equipo han curado a más de 200.000 personas de malaria en países de África y Sudamérica. Hay estimaciones que dicen que unos cinco millones de personas lo han probado en todo el mundo.

¿Cómo actúa?

El MMS consta de dos componentes abundantes y baratos: clorito sódico (NaClO2), diluido en agua a un 28%, y un ácido débil (ácido cítrico, vinagre, limón). Al combinarlos, en proporciones muy pequeñas (empezando con una gota de cada componente), se forma un gas llamado dióxido de cloro (ClO2). Pasadas dos horas aproximadamente, el dióxido de cloro se convierte en agua y sal de mesa. Antes de que esto suceda, tras 1 o 3 minutos de haber realizado la mezcla (dependiendo del distribuidor del producto), se le añade agua o zumo de manzana sin vitamina C (debilita el efecto del MMS) y se ingiere.

Según su descubridor, este gas genera un potente efecto desinfectante interior que mata a todos los patógenos anaeróbicos que puedan encontrarse en el cuerpo, protegiendo las células y bacterias sanas. Esta selección la hace basándose en la diferencia del PH corporal: en un estado sano nuestro cuerpo tiene un PH entre 7,35 y 7,5 (neutro); si enfermamos, baja de 7, lo que facilita la reproducción de bacterias, parásitos y virus. El dióxido de cloro destruye los microorganismos patógenos, preservando las células sanas y fortaleciendo el sistema inmunológico. Una vez dentro del organismo, se libera en el estómago y viaja a través de la sangre por todo el cuerpo, buscando selectivamente el terreno ácido para reaccionar, destruyendo bacterias, desnaturalizando virus y oxidando parásitos y hongos patógenos. Al ser neutralizados, estos microorganismos se expulsan por la piel, riñones o colon. Cumplida su misión, el dióxido de cloro se elimina en forma de agua y sal común, sin dejar rastros.

No tiene efectos secundarios ya que la fuerza oxidativa del dióxido de cloro no alcanza para dañar el equilibrio vital del organismo, aunque si el organismo está demasiado deteriorado o acidificado, o si se acaba de ingerir algún fármaco, la ingesta del compuesto puede causar “estrés oxidativo”, el cual se manifiesta con diarreas, vómitos o nauseas; malestares que pasan al cabo de unas horas o bajando la dosis en las próximas tomas.

La dosificación del MMS y la duración del tratamiento responde a un detallado protocolo desarrollado por el equipo de Humble, en función de la persona y su patología concreta. .Para que remita la malaria, por ejemplo, son necesarias 15 gotas (dosis máxima recomendada para el MMS), ingeridas en dos tomas separadas por 4 horas. El éxito es de casi un 100% en menos de 24 horas.

http://www.lenntech.es/dioxido-de-cloro.htm